Cualquier elemento físico o ítem, objeto a diseñar o creación arquitectónica, susceptible de ser llevada a su producción o construcción futura, necesita ser mostrada antes de llevarla a cabo. La infografía 3D nos permite diseñar todo tipo de imágenes, sea cual sea su naturaleza: producción industrial convencional, construcción y urbanización, instrumental especializado,... Todo ello en sus diferentes sectores de aplicación. La tecnología de la Infografía 3D nos va a permitir, utilizando gráficos por ordenador, el diseño de imágenes fijas y/o animadas, de alta calidad y realismo, y con un efecto visual de mayor impacto que utilizando métodos tradicionales del diseño gráfico.

El objetivo de la infografía 3D es que podamos hacernos una idea realista y lo más aproximada posible al objeto real que va a ser llevado a cabo, producido o construido. Recreamos una realidad a través de una ilusión de calidad casi fotográfica que impacta visualmente de manera directa. Es un medio perfecto para la comunicación y presentación de proyectos diferentes que precisen de una imagen tridimensional que represente de manera fidedigna el producto aún en sus fases iniciales.

Si decimos que una imagen vale más que mil palabras, la infografía 3d va un paso más allá a la hora de mejorar y complementar el texto, especialmente en proyectos más complejos y difíciles de entender. El resultado de los diferentes proyectos se puede anticipar, haciendo posible valoraciones que de otra manera nos sería complicado. La volumetría, el impacto en el medio, su adecuación al entorno, son algunos de los aspectos que pueden ser trabajados, revisados y modificados, sin que ello implique un paso atrás, puesto que la técnica infográfica nos permite variantes de todo tipo.

Todo esto hace que la infografía 3D implique una serie de ventajas al diseñador y al usuario o cliente. Un coste menos elevado si analizamos no solo los costes directos implicados en el proceso de diseño, sino los costes de oportunidad. Una mejor tecnología conlleva una mayor calidad y su coste relativo será menor al ofrecer un producto más adecuado y de mayor precisión. La alta resolución incluso en grandes formatos es otra ventaja excepcional del diseño 3D, algo que siempre se valora y se mide en función de su identificación con el objeto final, ya que minimiza el efecto sorpresa que pudiera aparecer al comparar el proyecto y su realización final. Además, esta tecnología nos ayuda a reducir el tiempo de ejecución de los proyectos, contando con potente software de gestión gráfica y audiovisual.

Por Tango Estudio. Síguenos en Google+